-
-

IRENE. Memorias de una ciudadana ilustre de Sierra de la Ventana.

 

Jardines del Pillahuinco

-
Irene Neddermann

Rescatamos una vieja entrevista que le hiciera Carlos Dana a Irene Neddermann (ciudadana ilustre de Sierra de la Ventana) en julio de 2008, que no tiene desperdicio y que no podemos permitir que quede en el olvido, ni su recuerdo ni sus memorias o mensajes, mas vigentes que nunca.

Nos encontramos con Ija Neddermann, Irene para todo lo que la conocemos.

En una charla frontal hemos repasado su vida desde aspectos tal vez desconocidos para nosotros, que familiarmente la conocemos como “Irene, la de los caballos”.

Neddermann, su apellido de casada significa en alemán “hombre de los Países Bajos”. Su esposo era nativo de Bremen y eso tenía su lógica.

Su vida estuvo acompañada por sus hermanos, en especial su hermana melliza, y los caballos.

El primero que tuvo era totalmente blanco, se llamaba Snowboard (bola de nieve) y se lo había regalado a su madre en 1923 cuando vivían en la Estancia “El Ghio”, cerca de los antiguos en nuestra Patagonia.

De pequeña admite que era muy tímida, y se apoyaba en su hermana Asse (Ana Luisa), ella era más segura nos cuenta.

Parte de su infancia transcurrió en la Estancia “El Chacayal” cercana a San Martín de los Andes, fueron allí sus recuerdos más felices, en familia, donde le cultivaron como valores nunca perder la lengua de origen.

Para ello, sus padres habían traído de Alemania una maestra o institutriz que todo el tiempo les hablaba en su idioma. Muy pocas veces se hablaba español en su casa.

Vivieron 8 años intensos, interesantes. Tuvo una infancia libre, pero muy estricta, muy importante para sus padres era inculcarles valores.
No mentir, no hacer trampa, decir siempre la verdad.

Uno de sus momentos más felices de su vida fue cuando viviendo cerca de Valdivia en Chile, junto a su hermana gemela, sacaron al galope a unos caballos de unos indios que chupaban en un puesto, travesuras de la infancia que nunca se olvidan y quedan grabadas por siempre.

Siempre sobre su vida estuvo presente un caballo “Polo” fue su primer caballo y el mejor. “Laucha” era el caballo de Asse su inseparable hermana. Los dos Criollos, la mejor raza, dóciles, aguantadores, bien domados, lejos es la mejor raza define tajantemente.

Irene Brunsiwig de Neddermann, conoció a su esposo Juan, que era un lanero que trabajaba para una de las firmas más importantes de la Patagonia “Maier”.

Tuvieron cinco hijos, actualmente uno de ellos (Jorge Nedderman) vive con ella, y el resto está repartido entre Brasil, Alemania, y Capital Federal.

Antes de conocerlo a Juan, vivió junto a sus hermanos durante 9 años en Berlín, en la casa de la tía. Allí aprendió a tocar el acordeón y formaba parte activamente de grupos de Scouts.

“Hitler prohibió a los Scouts, y antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, nos fuimos de Alemania”.

“En todas partes hay que construir un entorno interesante”

Eso respondió Irene cuando le preguntamos cuál había sido el mejor lugar donde había estado.

Su mayor tristeza ha sido el fallecimiento de su hermana gemela, “tenía dos o tres tumores en la cabeza”, eso ocurrió en 1997.

Diez años antes la señora de los caballos se había radicado en Sierra de la Ventana, se enorgullece al decir que fue ella quien le enseñó a todos los chicos del pueblo andar a caballo.

“Abrimos una escuela de equitación con 5 caballos, enseñe a los jóvenes y además formamos un coro; a los chicos no les cobraba pero los turistas si”

(sonríe cómplice)

Irene no se calla nada, ni esquiva pregunta alguna, sabe que su experiencia y su tenacidad son aliadas, al igual que sus caballos, que adornan su mesa con distintos pelajes y nombres que recuerdan cada trote y cada galope.

“A caballo por la vida” es el título de su único libro que narra su historia y sus aventuras, sus memorias que como reza el prólogo, de una mujer que fue niña en la Patagonia.

“Escribo por gente que no puede ser olvidada como San Martín o el doctor René Favaloro”

Las comidas y bebidas también fueron tema de conversación,

“prefiero un asado bien hecho, jugoso, caliente y tierno, acompañado de un vino blanco y soda”

se ríe cuando menciona que es muy importante que esté tierno.

También la política que todo lo atraviesa, llega la mesa de la entrevista y las definiciones empiezan a brotar como un manantial de sabiduría.

“Los políticos de hoy no tienen una línea recta, por pesos se dan vuelta. Lo que yo leo en los diarios nacionales me da tristeza”.

La autonomía de la comarca merece un párrafo, Irene no esquiva el convite y arremete.

“Es una muy buena idea; es absurdo que un pueblo que gana bien y trabaja, le de todo a un pueblo que que se aprovecha”.

Rescata para el final, una cita del poeta alemán Wolfgang Goethe, la pronuncia en Aleman y la traduce como:

“que el momento más sublime en la vida, se vive arriba de un caballo”

Irene Neddermann a caballo en Sierra de la Ventana

Y nos da otra visión muy particular, nacida en febrero de 1917, noventa y un otoños, acaso la estación más hermosa, nos aconseja:

“La gente no debe alejarse demasiado de la naturaleza; no se olviden de la tradición criolla; no se dejen dominar demasiado por la tecnología, ésta lo pone al hombre nervioso, apurado, en fin lo mata”.

Después de esta alta reflexión, no hay lugar para ningún otro comentario.

Suscríbete a esta nota
Notificarme de
guest
6 Comentarios
El más viejo
La mas nueva Mas votado
Comentarios en línea
Verr todos los comentarios
Rodolfo schroeder

Tia querida,cuantas cosas que nos dejas en éste reportaje, simple y sencillo como que el asado debe ser tierno y a punto..asi debe ser la vida de cada uno…estar a punto para disfutarla…..

Cesar

Hermosa historia de vida y sabiduría

Miguel Segovia

Conocí a las hermanas en los años ’90, a través de un compañero de trabajo, Gustavo Illas. Ensillaron unos caballitos y llevaron a pasear por las sierras a mis hijos, todavía chicos. También armaron un carrito de dos ruedas con un caballo para los grandes. También nos dieron un concierto de acordeón y canto. Nunca olvidaré esa experiencia, en una de mis primeras visitas en familia a Sierra de la Ventana.

Ultima edisión 10 meses hace por Miguel Segovia
Andres Schroeder

Agradezco a la Vida haber podido disfrutar Mi infancia con Irene mi tía abuela, sabían lo que era vivir disfrutar y tener valores. Gracias vida por tan buenos momentos vividos con personas así en Sierra de la Ventana. Cada vez que leo algo o veo ese rostro u el de Asse se me cae una lagrima de felicidad alegria y de extrañar tan lindos momentos.
Te quiere tu sobrino nieto Andrés Schroeder

RPPS

Andres Schroeder; Tuve el gran honor de conocer y disfrutar de Irene y Asse, verdaderas próceres a quien siempre tengo en mis mejores recuerdos. Fue esos premios que brinda la vida. Cariños

Rodolfo

Supe de la vida de estas mellizas a través del libro Allá en la Patagonia. Extraordinaria reseña familiar que me transportó a esos recónditos lugares. Las experiencias de vida los sufridos padres procurando el sustento familiar y todas las aventuras vividas. Hermoso libro. Espero algún día pasar por Sierra y conocer a sus descendientes

 

 

Últimas Notas Especiales

Flora y Fauna de Sierra de la Ventana - Puma

Flora y Fauna de Sierra de la Ventana

La flora y la fauna de Sierra de la Ventana está determinada en forma excepcional por sus características particulares de clima, altitud y promedio de lluvias, que contrastan con el resto de la región pampeana austral. A lo largo de… ...
Mountain Bike en Sierra de la Ventana y Villa Ventana

Mountain Bike en las Sierras de la Ventana: conectando con la naturaleza

Pedalear y experimentar nuevas sensaciones en la naturaleza, es una alternativa en crecimiento en las Sierras de la Ventana, recorriendo senderos agrestes a través del mountain bike. Los múltiples circuitos existentes son una verdadera oportunidad ...
Barba de Piedra Usnea Densirostra en Sierra de la Ventana

Virtudes de nuestro biomonitor en las sierras: la Barba de Piedra.

Todo aquel que conoce la historia de Sierra de la Ventana sabe que estuvo marcada desde sus inicios por sus cualidades para el tratamiento de enfermedades respiratorias, y prueba de ello es encontrar sobre las rocas de las sierras un… ...
El Martín Fierro se filmó en Villa Ventana

Revelación: El Martín Fierro se filmó en Villa Ventana

Recientemente nuestro medio pudo tomar conocimiento que entre los años 1965 y 1967 en Villa Ventana, más precisamente en los campos cercanos al ex Club Hotel se filmó parte de la película MARTÍN FIERRO. Esta revelación, que representa otro ...
6
0
Nos comentas sobre la publicación?x
()
x